Seguidores

sábado, 8 de agosto de 2009

Campo Azálvaro, 2009 agosto 08

En una mañana de agosto algo dispara al unísono a los cuervos en Campo Azálvaro.

El puente en ruinas parece añorar los tiempos de la transhumancia y crea sombras que sirven de refugio contra un Sol implacable. Los huecos entre las piedras sirven de cobijo a una familia de gorriones chillones, los adultos cazan sin descanso para alimentar a los polluelos.
Las crías no dejan de reclamar su ración.
(Petronia petronia, Sp. Gorrión chillón, En. Rock sparrow. )
Que es prontamente servida por el macho,



Y por la hembra.
Sabrosos saltamontes,

Y todo tipo de trofeos para saciar la voracidad de los polluelos.