Seguidores

lunes, 15 de julio de 2013

Vegabaño - Canal del Perro, 7 y 8-julio-2013

El panorama desde Vegabaño muestra a la izquierda la peña de Beza, en el centro los bosques que suben por la Cotorra de Escobaño, al fondo emerge la Peñasanta de Castilla, la mayor altura del Cornión, a la derecha los Altos del Verde y Los Moledizos.

Panorama desde Vegabaño
Queremos subir a la Torre Bermeja, para ello tenemos que subir hasta El Frade para coger la Canal del Perro entre los Altos del Verde y Los Moledizos, cogemos la senda que bordea el vallado próximo al refugio.

Cruzamos el Dobra y subimos por la cuesta fría donde podemos admirar este ejemplar de roble centenario que destaca de forma singular sobre el resto de árboles del bosque.

Roblón de la Cuesta Fría, Vegabaño, El Cornión, Picos de Europa
Una vez que ganamos altura el bosque se abre y podemos contemplar el paisaje de montañas que nos rodea

Pena de Beza y Canto Cabronero desde el Frade
El Tiatordos desde el Frade
Una vez en el Collado del Frade podemos ver los detalles de Los Moledizos y la entrada a La Canal del Perro que nos llevará hasta el Collado del Burro para finalmente subir a la Torre Bermeja. 

Aún en julio persisten pequeños neveros, en el refugio de Vegabaño Nuria nos han informado de que será necesario usar crampones y piolet para superar con seguridad el Perro pero es posible que podamos acceder sin material, ya ha cruzado algún montañero. Cogemos agua en la Fuente del Frade y descansamos, al atardecer montamos la tienda para pasar la noche en el Collado.

Los Moledizos desde el Frade
Atardecer en el Collado del Frade
El Tiatordos al atardecer
Tiatordos y Peña de Beza
El Sol se pone tras el Canto Cabronero
Al día siguiente recogemos la tienda al amanecer y subimos por la Canal del Perro hasta un sitio donde la senda desaparece bajo la nieve, no encontramos huellas ni hitos que nos permitan seguir y como es la primera vez que hacemos este recorrido y no lo tenemos claro decidimos dar la vuelta, lo intentaremos en otra ocasión.


La excursión ha merecido la pena y lo hemos pasado muy bien, bajamos a Tornín a disfrutar del menú del día en Casa Sánchez como ya viene siendo costumbre.