Seguidores

domingo, 17 de julio de 2011

La Cañada, 2011-julio-16

El escribano hortelano se refresca en la charca.
Emberiza hortulana, Ortolan bunting, Escribano hortelano.


Independientemente de las leyes que puedan existir en España y Europa prohibiendo el mercadeo de pajaritos, muestro esta receta del escribano hortelano, tal y como se suele preparar en Francia, para compartir el horror que me causa esta práctica, en particular, la parte en que se detalla como hay que sacarles los ojos y como se les debe engordar hasta que pesen el doble, es de lo más ilustrativa.

Los pajaritos se han capturado previamente con una red y se llevan en bolsas para que en la oscuridad estén tranquilos.

Receta :

Asegúrese de tener la casa preparada para sus nuevos invitados. Una jaula de alambre fino o una caja de terrario, un cubo de 30cm de lado puede mantener hasta 6 hortelanos. Cuando llegue a casa, saque los hortelanos de las bolsas uno por uno, usando unas pinzas para arrancarles los ojos. Esto va a ser doloroso para los hortelanos momentáneamente, pero se recuperarán rápidamente. Coloque todos los hortelanos en la jaula y aliméntelos con una mezcla de avena, mijo, y en especial higos y otros frutos secos. Alimentar las aves de forma continua durante dos semanas o hasta que hayan llegado al doble de su peso original (lo que ocurra antes). Después del engorde, precaliente el horno a 450 grados. A continuación, retire las aves de la jaula, se ahogan en una copa de su mejor Armagnac. Esto infunde a las aves ese maravilloso aroma dulce del Armagnac. El cocinado de las aves es muy simple, ponerlas en una bandeja antiadherente en el horno caliente durante 7-8 minutos. Asegúrese de no quemarlas.



En el bosque el alcaudón común vigila desde lo alto de un matorral.
Lanius senator, Woodchat shrike, Alcaudón común,

El pequeño alcaudón común espera su parte.